Pasar al contenido principal

La defensa del excelente valor de las propiedades de segunda mano en la Costa del Sol en comparación con las nuevas construcciones.

Si deseas vivir en el sol sin renunciar a todas las comodidaes que un país del primer mundo ofrece (atención sanitaria universal, infraestructuras y educación de primera clase) o deseas una casa de vacaciones en un paraíso cercano a la civilización, o simplemente buscas hacer una inversión inmobiliaria realmente inteligente, España, y en particular la Costa del Sol, sigue siendo el único destino en el mundo que cumple con todos esos criterios.

La única cuestión que queda es: ¿una propiedad de segunda mano o una de obra nueva?

En este artículo, nosotros, expertos en bienes raíces con más de veinte años de experiencia en la Costa del Sol, hemos recopilado las cinco principales razones que justifican el excelente valor que las propiedades de segunda mano pueden ofrecer en comparación con las de nueva construcción.

1. Número uno: Mismo retorno por menos inversión

Las obras nuevas pueden costar hasta un 30% más que las propiedades de segunda mano, cuando en la actualidad las propiedades de segunda mano muchas veces están equipadas con los mismos elementos modernos de diseño (aire acondicionado integrado, cocinas/salas de estar de tipo abierto), aunque si es necesaria una reforma importante, el precio por metro cuadrado, la ubicación y las vistas pueden compensarla, por lo que nuestro consejo es mirar más allá de los muebles.

2. Número dos: Ubicación, ubicación, ubicación

Tiendas y supermercados, hospitales, escuelas, servicios, (incluso la playa) todos son centros cotidianos necesarios cerca de las propiedades de segunda mano, mientras que las nuevas obra en España suelen estar lejos de ellos. Por ejemplo, uno/a puede estar contemplando una nueva construcción en un desarrollo moderno con vistas increíbles en la parte superior de la colina, pero, de manera realista ¿cuánto tiempo se estará satisfecho/a sólo con eso?

Estar situado/a dentro de una comunidad real siempre otorgará una vida más allá de la temporada de vacaciones y algunas de las mejores ubicaciones en la playa pueden contener propiedades antiguas, que, con la más mínima reforma, pueden convertirse en apartamentos espectaculares en una ubicación magnífica.

3. Número tres: Dame espacio

Las propiedades de segunda mano suelen ocupar parcelas más grandes que las de nueva obra, lo que también se traduce en habitaciones, balcones, terrazas, jardines, patios... etc. más grandes. El espacio vital es una comodidad extremadamente valiosa; una fabulosa sensación de espacio puede cambiar toda la atmósfera de una propiedad.

Una propiedad de segunda mano ofrece más posibilidades para convertirla en tu hogar; los metros cuadrados adicionales, además de dotarla de una mejor relación calidad-precio, te proporcionan el espacio para moverte, decorar y realmente disfrutar de tu casa al máximo.

Marbella Beachparty

4. Número cuatro: Carácter

Las propiedades de segunda mano a menudo tienen características arquitectónicas pintorescas, ya sean tradicionalmente españolas u otras, lo que les confiere personalidad y encanto, a diferencia de las nuevas construcciones, que tienden a ser bastante cuadriculadas y sin alma.

Elementos originales como una chimenea de piedra, una puerta antigua, una ventana especial, pueden dar un valor añadido enorme al diseño y la calidad de una vivienda, y pueden combinar maravillosamente incluso con la decoración más minimalista para proporcionar una singularidad y un estilo que casi nunca se acaba de lograr con una propiedad de obra nueva.

5. Número cinco: Comunidad

Tanto si la propiedad que estás comprando es una primera como una segunda casa, debes tener en cuenta que las viviendas de segunda mano están situadas donde ya hay comunidades formadas, por lo que puedes comprobar si son del tipo de las que a ti te gustaría formar parte, o no, antes de firmar nada; mientras que cuando te mudas a una vivienda de obra nueva, no sólo tendrás que sufrir ruidos de perforaciones y martilleos como banda sonora cotidiana durante bastante tiempo, sino que además no tendrás ni idea acerca de quienes serán la mayoría de tus vecinos. Además, las comunidades establecidas proporcionan una gran sensación de pertenencia y un ambiente auténtico que viene con años de estabilidad, infraestructura, y una vida social que no se convierte en fantasma una vez que el verano ha terminado.